El advenimiento de las sombras.


 

Para alguien acostumbrado a la luz del Sol, a días cálidos e interminables, la llegada del otoño supone el advenimiento de un tiempo de sombras, de anocheceres precipitados. El 22 o 23 de Septiembre, el Sol, transita por el Ecuador y ese día las horas del día y la noche son equiparables. En el hemisferio Norte, en España, es la llegada del equinoccio de Otoño, el equinoccio de primavera en los países hispanoamericanos del hemisferio Sur. Para los que hemos nacido en lugares alimentados por la luz y somos amantes de ella, las sombras del otoño, provocan en nuestro ánimo una cierta sensación de aplomo, y en nuestras pupilas, la añoranza por aquellos días de Febrero en los que la luz comienza a superar la oscuridad invernal. Para los que amamos los largos y cálidos días de primavera que dan señales de estar cercanos a finales de Febrero, para los que amamos esa explosión de luz primaveral desde Marzo a Junio, unida a olores de azahar y dama de noche de las calles de Sevilla, para los que tenemos la luz del Sol metida en la memoria de cada una de nuestras células, de nuestro ser, las sombras del otoño son como una caída hasta el precipicio de los días de lluvia, hasta las tarde que anochecen antes de lo que desearíamos, no sólo por los efectos del cambio de estación, sino también, por los cambios horarios impuestos por las autoridades bajo excusa de un supuesto ahorro energético.

A los que transitamos melancólicos por las cortas tardes otoñales suspirando una puesta de Sol cada día más tardía, sólo nos quedará ilusionarnos con la proximidad de la Navidad, de las luces en las calles, de las celebraciones familiares con las que damos un empujón final al año viejo para dar inicio a nuevas ilusiones, a trescientos sesenta y cinco atardeceres venideros y a una nueva estación más benevolente.

Eso añoramos los hijos de la luz.

 

Carmen torronteras de la cuadra.   

EN EL PAÍS DE LOS SUEÑOS

EN EL PAÍS DE LOS SUEÑOS.

Cuando era adolescente, alguien me dijo que debía estudiar algo que me proporcionara dinero para vivir. En mí estaba seguir mis sueños o mantenerme en el camino seguro. Con el paso del tiempo me dí cuenta que la realización del ser humano pasa por sentir que en su vida la lucha ha sido constante para la consecución del éxito y, éste, no es, ni más ni menos, que la obtención de una meta que se alimenta de lucha constante, del consabido sacrificio de cuanto merece la pena, de una fe inquebrantable y de la seguridad necesaria de superar los escollos que prueban nuestra determinación una y otra vez. Ese es el camino que conduce al país de los sueños donde reina el éxito, tan personal como individuos haya. Para unos será haber formado una familia, para otros, levantar una empresa, para otros, inventar un maravilloso elixir para la felicidad o dedicar a expresar la belleza a través del lenguaje del Arte.

En cualquier caso, quien luche sin desfallecer hasta conseguirlo, no sólo alcanzará el país de sus sueños sino que para las almas afines a su éxito el mundo será un poquito mejor, un faro al que seguir para quienes aún están a ciegas sin atreverse a perseguir el éxito propio. A todos cuantos van a la búsqueda, ¡enhorabuena!, por convertir el mundo en tierra de soñadores que nunca tuvieron que arrepentirse de no haber luchado, que nunca tendrán que arrepentirse por cuanto dejaron de hacer.

 

Carmen torronteras de la cuadra.   

FLAMENCO EN TIERRA EXTRAÑA

FLAMENCO. EN TIERRA EXTRAÑA.

Entre el 8 y el 20 de Septiembre se celebra el ciclo “Septiembre es Flamenco que forma parte de la Bienal de Flamenco de Sevilla, punto de referencia internacional de esta forma de expresión andaluza a la que la Unesco ha venido a calificar como Patrimonio de la Humanidad en dos mil diez. Agradecemos que tal institución fije su interés por lo que forma parte de nuestro acervo histórico, por nuestra forma más jonda (no honda) de expresar infinitos matices en los sentimientos, desde la alegría al llanto, a través del baile, del cante o con el toque de un instrumento. Aunque haya quien lo ha redescubierto siguiendo el reconocimiento de la Unesco, en Andalucía, siempre se respiró en Flamenco, cualquier andaluz, aparentemente profano en la matería, lleva silente ese gen jondo y profundo, agazapado, a la espera de salir con el toque de una guitarra. La sangre nos delata. La grandeza del Flamenco es la de las cosas sencillas y sin pretensiones porque lo que presume de grandeza suele estar vació y ser artificioso. El Flamenco es una de las señas de identidad de España, usándose como lucrativo reclamo turístico por quienes nada tienen que ver con la cultura o la antiquísima historia de Andalucía. ¡Poderoso señor es don dinero!. En su propia tierra, el Flamenco y sus artistas, no siempre son valorados, ni tampoco siempre lo fueron. Cuando en 1847 la reina Isabel II concede la explotación de una de las dos ferias de ganado de la ciudad, en concreto la de Abril, a los foráneos Narciso Bonaplata y José María Ibarra (a los que la historia mal contada atribuye el incierto honor de inventar la Fería de Abril) para explotar la magnífica feria de ganado, los naturales de Sevilla convierten aquel enriquecedor negocio del Prado de San Sebastián en mucho más que un lugar de transacciones cuando la inundan de sus bailes y cantes, desarrollando una popular modalidad del Flamenco, procedente de la seguidilla: el cante y baile por sevillana, a los que los organizadores de dicha feria ganadera, escandalizados por tanta expresión popular, llegaran a restringir en favor de otros bailes procedentes de Europa como valses y mazurcas…. Las expresiones flamencas pasaron a los cafés cantantes y los colmaos pero las clases más altas y los europeizantes lo siguen mirando por encima del hombro, como a una expresión inculta e ignorante, aunque divertida. Lo autóctono siempre resultaba de poca consideración frente a lo foráneo y mucho no ha cambiado la historia, aunque parezca que sí. Muchos de nuestros artistas viajan fuera para poder vivir dentro y en las escuelas no se enseñan las raíces de nuestra música, ni el baile ni el cante aunque se admire desde la Unesco. Ninguna autoridad andaluza se desgarra las vestiduras si un importante centro cultural como La Peña Flamenca Torres Macarena se cierra por orden gubernativa. Las peñas son las transmisoras del Flamenco de una generación a otra, las que acunan este Arte para que no muera, los pilares, y ésta, en concreto, es un importante enclave, germen de la Bienal de Sevilla pero, aún así, desde el gobierno andaluz y desde el Ayuntamiento de Sevilla se la trata con el desprecio de lo no valorado. Como si estuvieran en tierra extraña.

  Carmen torronteras de la Cuadra.